Resultado de imagen para empresas constructoras deben reinventarse

El modelo económico cada vez es más agresivo y está dejando sin posibilidades de crecimiento a la mayoría de empresas Pyme y micropymes. Cada vez más, las empresas grandes son las que se están tomando todo el mercado, mientras que las medianas y pequeñas compañías se están viendo menos posibilitadas para desarrollarse en la industria.

Ante esto, el sector constructor considera que es importante desarrollar otros modelos de economía y negocios que sean más equitativos con todos los participantes que hay en el mercado y donde se permita dinamizar más el sector.

Pedro Antonio Robles, arquitecto técnico, promotor y constructor, promueve un sistema inmobiliario basado en la cooperación y la satisfacción del cliente. Este modelo le apuesta a sentar en la mesa a todas las partes implicadas en el proceso de construcción para hacer el éxito común.

“Hay que trabajar para que todas las partes recuperen el optimismo en que podemos crear un modelo sostenible, diseñado para las personas y no para el especulador”, afirma Robles.

Pero, ¿En qué consiste este nuevo modelo que empiezan a plantear los constructores del país?

Plantea una estructura horizontal de trabajo en equipo. Cooperación en vez de jerarquía.

La idea básica es que las partes implicadas trabajen juntas desde el primer momento. Las empresas y los profesionales encargados de la ejecución están involucrados con la obra desde la fase de diseño preliminar. De ahí que si trabajan en equipo se favorece la calidad del producto y la satisfacción del cliente.

Además, cuanto más abierta sea la comunicación en cuanto a pros y contras, más eficaz es el control social entre las partes implicadas, y solo a través del intercambio de información se puede llegar a mejores soluciones. El éxito del proyecto debe ser el objetivo de todos y hacia allá se deben catalizar todos los esfuerzos.

Sin embargo, poner en marcha este modelo que no es jerárquico requiere que las empresas tengan personal capacitado que tenga liderazgo, conocimientos empresariales, jurídicos, financieros, capacidad de coordinar equipos, entre otros. A parte de conocimientos en organización, construcción, control económico de la obra, etc. Solo así se puede colocar en marcha este plan que busca, según él, el beneficio de todos y de la obra.

Por eso, no es un proyecto fácil de ejecutar porque las empresas constructoras y promotoras cada vez son más grandes y abarcan más porción en el mercado. Sin embargo, una de las maneras de competirles como empresa pequeña o mediana, es por medio de la cooperación y el fortalecimiento de estos sistemas que buscan ser más revitalizantes para la economía.

Información tomada de: pedroantoniorobles.wordpress.com

EL AUTOR: Alejandra Salazar https://en-obra.com/noticias/sector-constructor-de...

Conozca que predios están disponibles para construir